Síguenos en Facebook

El expresidente Hipólito Mejía y el excandidato presidencial Luis Abinader han iniciado una competencia por la candidatura presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM) de cara a las elecciones del 2020, cada uno con un estilo que lo distancia del otro. Mejía se proyecta como un líder maduro que hace oposición constructiva, mientras Abinader intenta fomentar su liderazgo capitalizando el descontento social con críticas ácidas al gobierno que acompaña de propuestas. 

Mientras Abinader hace una oposición férrea contra Danilo Medina y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y se ha establecido como la voz política más firme de la oposición, el expresidente es mucho más ligero con el Gobierno y de hecho, sus declaraciones en las redes sociales han sido respaldadas por funcionarios del Palacio Nacional.

Mejía, en lo que va de este año, ha visitado al presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez, que es además el secretario general del PLD, y al ministro de Turismo, Francisco Javier García, que es miembro del Comité Político del partido oficial. También se reunió con el ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Francisco Domínguez Brito, y ha elogiado varios proyectos del Gobierno como La Nueva Barquita, lugar que hasta visitó y además se sumó a la campaña de concientización para prevenir los accidentes de tránsito de la Presidencia.

Las acciones de Mejía frente al gobierno de Medina han llevado a muchos a pensar de que es un aliado político estratégico del presidente y que por eso, incluso, cuando hace alguna crítica al PLD las lanza contra Leonel Fernández.

Más de un peledeísta ha instado además a Mejía a asumir el liderazgo de la oposición, y al mismo tiempo emiten críticas descalificando a Abinader. Así lo han expresado Franklin Almeyda, Reinaldo Pared Pérez, Rafael Alburquerque, entre otros peledeístas. Mejía ya dijo oficialmente que buscará la presidencia de la República en el 2020 porque el país necesita un “hombre con experiencia” para enfrentar los males del país.

En el lado opuesto a Mejía, está Abinader que no cesa en sus críticas contra el gobierno de Medina, asistió y apoyó junto a su familia la marcha contra la impunidad que se hizo el pasado 22 de enero en la capital. Igualmente, firmó el famoso libro verde y asiste a algunas ruedas de prensa del denominado bloque de oposición, que componen diez partidos.

Abinader hizo una exposición criticando el discurso del rendición de cuentas del presidente Medina y Mejía ni se ha referido a ese tema. Anunció una alocución para el próximo lunes para tratar el tema de corrupción de Odebrecht.

Entre los politólogos también hay diferencias a la hora de valorar los estilos que han asumido Mejía y Abinader para posicionarse. Belarminio Ramírez se inclina más por el estilo de Mejía. 

“La diferencia se debe a que Hipólito Mejía ya fue presidente de la República, y eso lo dota de un comportamiento más compromisario con el sistema político y la gobernanza”, dijo. Mientras que de Abinader dijo que “aspira a construir un liderazgo basado en el enfado social, comportándose a veces como si fuera un político anti statu quo”.

Sin embargo, Wilfredo Lozano consideró que el tipo de oposición que hace Abinader es la que se requiere en este momento. “En estas circunstancias se necesita una oposición más beligerante y en eso Luis Abinader está más cerca de una oposición moderna, una oposición que confronta, critica pero con hechos e investigaciones”, expresó. 

Dijo que eso lo diferencia del Gobierno sin la necesidad de entrar en sectarismos. “Un estilo que pueda confundir a la población en algunas cosas, y me parece que Hipólito ha tomado posiciones que no debió tomar”, observó.

En el pasado Mejía fue acusado de componenda con el PLD

El origen de la división más grande que ha tenido el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) se incubó en marzo del 2011, tras la convención por la candidatura presidencial para el 2012, que Mejía ganó contra Miguel Vargas. El ahora Canciller de la República acusó a Mejía de recibir apoyo del PLD para que personas no inscritas en el padrón perredeísta votaran a favor de Mejía y así imponerlo como candidato.

Mejía perdió esas elecciones y la culpa la pagó Miguel Vargas, que fue acusado por el sector de Mejía de aliarse al PLD para impedir el triunfo del partido blanco por sus diferencias con el partido blanco. Luego, en la lucha por el control del PRD, Vargas enraizó el estigma que le puso el sector de Mejía al lograr legalmente el control de la organización a golpe de sentencias del Tribunal Superior Electoral. Finalmente, Vargas se convirtió en aliado del PLD desde el 2015 y ahora es el Canciller de la República.

Mejía y Abinader han enviado mensaje unidad

A pesar de las diferencias que los separan y de que ambos aspiran a conquistar lo mismo, la candidatura presidencial del partido moderno, hasta el momento Mejía y Abinader han enviado un mensaje de unidad a la familia perremeísta. Sin embargo, esa unidad aún tiene que pasar la prueba de la convención pautada para este año a partir del mes de septiembre para los cargos internos, y luego tendrán que competir voto a voto por la candidatura presidencial. El accionar de Abinader está más en consonancia con las decisiones del PRM, que la agenda que desarrolla Mejía. El expresidente oficializó sus aspiraciones en el Carnaval vegano y ha seguido activando y Abinader no ha dicho que aspira, pero sus acciones lo delatan.

27 años 
Es la diferencia de edad entre Mejía y Abinader, el primero cumplió 76 recientemente y el segundo tiene 49

Fuente: http://www.elcaribe.com.do/2017/03/03/cual-estilo-vencera-luis-abinader-hipolito-mejia#sthash.L6Sl9fod.dpuf

¿Cuál estilo vencerá, el de Luis Abinader o el de Hipólito Mejía?