Síguenos en Facebook

Es otra revolución francesa, pacífica pero no menos universal. El urinario público mixto en el que hombres y mujeres mean de pie. La igualdad de sexos de cara a la pared. El prototipo lo prueba esta semana la ciudad de Bayona, que se dispone a celebrar sus fiestas populares. Ante el masivo desafío para la limpieza e higiene urbanas, la capital vascofrancesa experimenta el invento instalado hasta el viernes detrás de la casa consistorial. La patria de la bayoneta ofrece el arma fatal contra la suciedad y los malos olores.

Los revolucionarios aseos son fruto de una colaboración entre la empresa Vesbateco, con sede en San Juan de Luz, y la sociedad de inserción vascofrancesa Atherbea, que da empleo a personas beneficiarias del salario social. El mingitorio unisex fue presentado por primera en la feria Innobat, dirigida a los profesionales de la construcción y las obras públicas, que tuvo lugar el pasado noviembre en Biarritz. Se trata de un módulo móvil e integrable en el espacio urbano, sin techo y de una altura que permite al usuario permanecer a resguardo de las miradas y comprobar desde el exterior que está ocupado.

El modelo instalado en Bayona presenta el acabado en madera. Por una puerta como la de los salones del Oeste se accede a un recinto espiral descubierto y tapizado con láminas de pino de Las Landas. Dentro está el urinario en acero inoxidable. “Utilizamos una tecnología nueva con la forma de una válvula en silicona que se abre bajo el peso del líquido guardando prisioneros la orina y los olores”, explican sus promotores en el diario ‘Sud Ouest’. El módulo, que funciona con energía solar y sin agua, está directamente colocado encima de una boca del alcantarillado.

Aparato empleado para las mujeres. / Pissedebout

La versión final incluye un distribuidor automático de ‘urinettes’, el artilugio con el que ya no hay para las mujeres micción imposible. Es un conducto de cartón estanco que guía la agüita amarilla hasta el destino final. De forma cónica, uso único y desechable, permite orinar de pie sin necesidad de desvestirse completamente ni de sentarse. También los hay reutilizables, fabricados en plástico o silicona.

En Francia los accesorios son comercializados por la firma Pissedebout. En su página de internet advierten a las clientas que tengan “cuidado con la última gota”. Aconsejan retirar el aparato “manteniéndolo siempre inclinado hacia abajo por si acaso”.

Las pioneras del desbeber vertical no se la cogen con papel de fumar en sus comentarios. La mujer de un camionero testimonia: “Ya no me preocupo”. Y entona un ‘mea culpa’: “Hago mi pipí detrás de una rueda del camión”. Una aficionada a la bicicleta celebra poder vaciar la vejiga “en la cuneta en menos de dos minutos como un verdadero cowboy”. “Viva la tranquilidad urinaria”, clama una tercera conversa al cono mágico. Si Sigmund Freud levantara la cabeza…

Fuente: http://www.elcorreo.com/internacional/union-europea/urinario-iguala-hombres-20170718172936-ntrc.html

Compartir
El urinario que iguala a hombres y mujeres